Logo Universidad de Costa Rica Laboratorio de Ingeniería Sísmica
del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII)
Teléfono: 2253-7331 - Fax: 2224-2619
© 2009 - 2013 UCR
Costa Rica





Falla: Fractura en la corteza terrestre en la cual ha ocurrido un desplazamiento de bloques de corteza a ambos lados.

Figura 1.
Los terremotos ocurren en las fallas sísmicas. Estas zonas almacenan esfuerzo durante un período más o menos prolongado de tiempo, deformándose al medio hasta que llega el momento en que las fuerzas de uno y otro bloque son tan grandes que terminan moviéndose súbitamente. 

Al ocurrir esto se generan ondas sísmicas que se propagan en todas direcciones, produciendo a continuación el terremoto.


Existen tres tipos básicos de fallamiento:

 
Figura 2.

Normal: Este tipo de falla se caracteriza porque uno de sus bloques cae bajo la acción de la gravedad y de las fuerzas de extensión que actúan en la corteza.

Las fuerzas tectónicas actúan dilatando o expandiendo el medio en forma perpendicular a la falla.

 
Figura 3.

Inversa:  Este tipo de fallamiento se caracteriza porque uno de sus bloques es empujado hacia arriba producto de las fuerzas de compresión que actúan en la corteza.

Las fuerzas tectónicas actúan comprimiendo el medio y en forma perpendicular a la falla.

El terremoto de Limón que tuvo lugar en el año 1991 fue originado por un tipo de falla inversa. El levantamiento en la costa de aproximadamente 1 m que se observa hoy en día, fue debido a que el bloque de la falla que se levantó correspondía al lado donde se ubica el territorio costarricense.


Figura 4.

 

Figura 5.

Longitudinal: Este es el tipo de fallamiento que se produce cuando las fuerzas tectónicas actúan en dirección opuesta a ambos lados de la falla pero en forma paralela a ésta. Como consecuencia, los bloques son desplazados horizontalmente.

El terremoto de Alajuela fue generado por un tipo de falla longitudinal.


Laboratorio de Ingeniería Sísmica